De La Montãna, LIBRO 3

Capitulo 8

 

LOS PAPELES DE MOISÉS, PARTE 1

From the Mountain, Book III
The Moses Papers, Part 1

"Hija Preciosa, bendita eres entre las mujeres; Pues tu Me amas, tu amas la verdad y Mi camino. Tú serás bendecida grandemente en pocos días de una manera que no sabes. Pero, cuando estas bendiciones lleguen, tu dirás, ‘Si, Pues Jesús, mismo, me lo dijo.’Ciertamente, te he traídos otra vez a Mi Santa Montaña donde el aire es puro y las energías son radiantes. Si, tu alma esta refrescada y la sensación de enfermedad se ha ido."

"Si, Mi Señor, hace treinta minutos, antes de empezar a rezar, Me sentí muy mal. Pensé que era por el jugo de hojas de Calabaza y raíces de betabel..."

"Si, pues esto es fuerte, pero purificador. Continúa con el ayuno hasta que te diga que pares. Yo te llenare con mi espíritu y te quitare toda hambre."

"Mi Señor, se que esto es cierto y te agradezco profundamente por quitarme este malestar. Te ruego que honres este ayuno por mayor fortaleza espiritual y guía.’

"Hija, esto se sabe y se honrara."

"Ven a Mi Santuario Interno."

"Mi Señor, Yo entro y veo a alguien, vestido de blanco y con un abrigo de doble chaleco con botones de oro y pantalones a la rodilla blancos. Su cabeza esta adornada con una peluca blanca, como alguien de la época de George Washington. Al ver su cara, Me doy cuenta de su labio leporino; sino fuera por eso, seria totalmente ordinario. El me ofrece algo de una charola; pero no lo acepto, pues no tengo idea quien sea y que es lo que me esta ofreciendo. Los objetos de la charola están cortados en cuadros, y el tiene uno en la espátula, el cual esta empujando hacia mi dirección. ¿Que es lo que he de hacer?"

"Toma un cuadro en la mano; pues todo no es como parece."

"Mi Señor, he aprendido algo de las visiones; poco es como parece. Tomo el cuadro en mi mano y de repente el hombre se desaparece. En su lugar, Veo un niño con el pelo café, asomándose por atrás de las puertillas de una carpa abierta. El niño dice, ‘Entra.’ Yo me siento indecisa, pues esto es algo raro."

"Entra, Hija."

"Mi Señor, Al entrar en la pequeña carpa, el niño dice, ‘Toma asiento. Yo soy el niño de Israel.’ Me siento en una silla de niño; pero de repente el niño desaparece y me encuentro en la carpa sola. Empieza a hacer aire y la temperatura empieza a bajar rápidamente. En un instante, la carpa desaparece y me encuentro rodeada por un invierno en la ciudad del hielo, sola en una silla de niño. Un viejito aparece con una lámpara y una mesa pequeña, y dice, ‘Sientate en la mesa’.

Al ver la pequeña linterna, el dice, ‘He de subirle a la luz, y esta ha de crear gran calor. La cantidad de luz te va a cegar primero, pero pronto se te ajustara, pues a ti se te ha llamado. Entonces, el saca de mi lado una hoja de una tabla de presión., sosteniendo los papeles de Moisés. ‘Recuerdas, que se te dio la Estrella de David, y fuiste ungida por El Señor, Jesús y Moisés para que lleves esta palabra. El Poder de la Luz de Dios te hará todo claro. No temas, la fe pura, desaparece todo temor."

De repente, el viejito se fue, y veo cuatro Ángeles a mi alrededor vestidos de blanco, todos con pelo azul y ojos de fuego blanco. Cada uno lleva una gran espada. "Mi Señor, Tengo temor; esto es profundo."

"Si, Hija, pero toca la Estrella de David en tu pecho. Ve y siente su luz. No nos hemos olvidado de ti, tú tienes un gran apoyo. Ahora, lee y escribe como escrito y recordado pues estas bajo mis grandes unciones."

"Mi Señor, Haré le mejor. En la parte superior de la hoja blanca, la cual esta enrollada como un pequeño pergamino, tiene escritura de oro. ¡Esta pagina irradia tanta brillantes, de luz blanca que mis ojos están batallando para ajustarse!"

"Si, mas tus ojos están ungidos y también tus oídos; y como vayas viendo estas palabras, tu también las escucharas."

"Mi Señor, el titulo es ‘La Cámara del Silencio’; y esta dice así: ‘Toma mi mano y déjame llevarte a través de la Cámara del Silencio. Pues, es una cámara profunda en el alma de cada uno, que es ignorada, perdida y olvidada. Toca tu corazón y abre la puerta a La Cámara del Silencio. Toma la llave de oro de Jesús, Nuestro Cristo. Pues, es la única llave, que abrirá la Cámara del Silencio.’

"Mi Señor, Veo una llave de oro, colgar frente mi cara."

"Tómala, Hija y abre la puerta."

"Mi Señor, Yo tengo la llave y la estoy insertando en el centro de la Estrella de David directamente en mi corazón."

"Abre la Cámara."

"Mi Señor, Yo abro Esta Cámara, y veo una puerta, que va a una biblioteca. Hay una sola mesa con una silla; y los cajones atrás de la silla están llenos de libros viejos, todos encuadernados y titulados. El encuadernado a lo largo superior de cada libro es rojo oscuro y en el área roja esta el titulo de cada libro. Hay mucho polvo en este pequeño cuarto, como que si nadie ha estado aquí por algún tiempo; pero, el aire es fresco y limpio. Yo veo palabras de luz brillante, en una caja de vidrio sobre el librero y estas están tintineando como un anuncio de neon. Pequeños, cisnes blancos vuelan alrededor por dentro de la tapadera de vidrio; pero no se pueden salir a la cámara. La palabra que esta tintineando dice, ‘Jesus Vive Aquí.’"

"Si, Hija, estos cisnes no se pueden salir; pero la llave de la Cámara esta amarrada al cinto de tu túnica, y es tulla para que la tengas por largo tiempo. Ahora, regresa a la mesa y prosigue."

"Yo continuo leyendo: ‘Esta Cámara interna esta perdida a La Casa de Israel, pues esto queda solo como nación; por eso, solo se puede llegar a través de esta llave, que dice, ‘Jesus, Dios de la Tierra.’"

"I continue to read: ‘This inner Chamber is lost to The House of Israel, as this remnant stands as a nation; for, it can only be accessed through this key, which says, ‘Jesus, Lord of Earth.’"

"Mi Señor, ellos no aceptarán esto.’

"No, Hija, horita no; pero, con el tiempo, si; pues todo será revelado. Entonces, ellos han de saber Mi ley que es verdad y ha de ser obedecida por ellos. Ahora, a continuar."

"Yo leo lo siguiente: ‘Toca en la puerta de Mi Cámara Interna’, entonces dice el Señor, ‘y, esta Cámara Interna se abrirá a ti con el tiempo. Mucho les espera a esos, que encuentren esta llave… mucha verdad, mucho amor, y muchos honores entre los hombres. Pues, pocos encuentran esta llave, o saben que hacer con ella.’"

"Pero, Mi Señor, ¿No es verdad que muchos han encontrado esta llave, la cual eres Tu?"

"Hija, son pocos; muchos buscan; pero son pocos los que encontrarán."

"Mi Señor, Me siento tan baja e indigna’

"No, Hija, si tu no fueras merecedora, tu no tendrías la llave. Continua leyendo."

"Leo lo siguiente; ‘Pequeñas diferencias significan muchas millas de separación de Dios. Pequeñas cosas crean la decepción, fraude y nos alejan de los conceptos de la verdad y del bien. Si, los, que parten cabellos y hacen divisiones crean golfos entre ellos y se separan ellos mismos de Dios. ¡Un gran trauma se crea por pequeñas diferencias! Se dice que uno; hace montañas de cerritos moleculares.’ No, uno hace golfos de cerritos moleculares, golfos entre uno mismo y Dios. Se dice, ‘Perdona las cosas pequeña para que estas no sean permitidas agravarse y convertirse en grandes cosas.’ Yo pregunto, "¿Cuantos de ustedes tienen cosas pequeñas en contra de su hijo o hija, su empleado, o su vecino? ¿Encontraras la Cámara Interna mientras estas cosas te pesen y te sostengan abajo? No, no debe de ser. Pues, estas pequeñas cosas son como granos de arena en contra de un pie descalzo en un zapato. Esta raspa el espíritu. Estas agravan al alma y roban la luz de Dios. No, No tengan nada en contra de otro; pues, tu resentimiento te aleja de Dios. Perdona y tú conocerás la verdadera Gloria de Dios. Si no, tú has de temblar entre la decepción personal. Ningún predicador de la Palabra o asistencia en ninguna iglesia puede absolverte de estas arenillas sobre tu alma. Solo tú puedes perdonar al otro, y al hacerlo, Jesús te perdonara.

Es mas poder perdonar con amor, que regalarle al otro todo el oro del mundo. Todo oro debe verse con precaución, este te cautiva y te hará creer que es real, cuando tan solo es una ilusión de felicidad, amor por aquellos, que en realidad están perdidos. Si, el oro le dará satisfacción a los sentidos, pero destruirá el alma. Mira a Tu Padre en los Cielos y a Jesús, Dios de la Tierra, como el "oro’ eterno, que es vida eterna. Jesús es el autor de la vida eterna en la Tierra; pues, el vino a la carne y dio Su vida para salvar a todas las almas. Yo soy Moisés.’"

"Ahora, Hija Preciosa, tu has escrito como viste y se te dio. Tienes preguntas."

‘Si, Mi Señor, ¿quien es el señor que parece George Washington con el labio leporino?"

"Hija, ¿que es lo que te dio?"

"Algo de una charola"

"Y, ¿este fue?"

"Una invitación de un niño a una carpa."

"Si, y ¿quien era el niño?"

"No se."

"Una parte oculta de ti."

"¿Te refieres, La Cámara Secreta?"

"Exactamente. Pero, tu preguntaste del que estaba vestido."

"Si, Mi Señor."

"El es una imagen que causa pregunta, para que busques mas profundamente."

"Bien, me impresionó, como la imagen de un payaso-vagabundo."

"No es necesario temer, Hija, mira en el trasero de este hombre y lee."

"Esta escrito, ‘Otro espacio en el tiempo, William Penn.’ Entonces, ¿William Penn tenia un labio leporino?"

"No que tu supieras. ¿Que es lo que esta escrito en el labio?"

"Dice, ‘Un viaje adentro de ti.’ Entonces, ¿una parte de mi, de otra vida, William Penn, me ofrece algo, que revela un viaje a la Cámara?"

"Hija, tu has visto comunicación con tu Cámara Interna."

"Esto explica al niño y la silla."

"Si, para un niño es enseñable."

"¿Y el frió?"

"El frió también es una parte de ti, a lo largo con lo blanco."

"¿Como es eso?"

"Tu tienes que pasar por el frió y ser purificada para poder llegar al calor de mi blanca luz."

"Te refieres, ¿que cada uno de nosotros tiene que ser purificado por el frió de nosotros mismos?"

"Me refiero a la absoluta frialdad de ustedes mismos y la dureza del mundo. Tu tendrás que tolerar amarga frialdad antes de venir a Mi Luz."

"He visto esta frialdad de muchos hacia estas profecías; Y he tolerado gran soledad para recibirlas. Se que debemos de ser como niños si hemos de estar uno a uno Contigo."

"Cuando tu eres como niño, se te puede enseñar."

"Permite que todos reciban esto, Mi Señor, y se arrimen mas cera a ti."

"Yo soy Jesús. Yo soy Jehová, El Dios de las Alturas en la Tierra."

 

Como testigo, dictado y asentado este 14 de noviembre, 1997.
Linda Newkirk.

FTM HomePage      LIBRO 1      LIBRO 2      LIBRO 3      LIBRO 4      LIBRO 7      LIBRO 8