De La Montãna, LIBRO 3

Capitulo 10

 

Los Papeles de Moisés, Parte 3

From the Mountain, Book III
The Moses Papers, Part 3

"Hija Preciosa, bendita seas ciertamente, entre las mujeres; pues tu vienes diariamente humildemente ante Mi en profunda oración. Hija, se que estas preocupada, pues el techo

ha desarrollado una gotera sobre una de las computadoras. No empieces este Internet hasta que este todo seco. Pues, no debe de haber ninguna gota de agua antes de que empieces, y todo esté bien. Si, Hija, Yo he dicho Mi poder a través de tu voz y tu le has mandado a esta gotera que se detenga con la bendición de Mi Espíritu. Y ante tus propios ojos, le has visto parar; es una de las intenciones de Satanás de arruinar tu equipo. Hija, ¿Cuando yo estoy por ti, quien puede ganar en contra tuya?"

"Mi Señor, Tu eres mi fuerza y tan solo deseo tu voluntad en todas las cosas. Esta gotera se hizo cuando no había lluvia; Y supe que el malvado era el que estaba trabajando. En mis propios ojos, Yo dije a la gotera que se detuviera inmediatamente después que le mande en Tu nombre a través del poder del Espíritu Santo. Cuando ore, sentí gran poder de Ti, que vino hacia mi."

"Hija, Mi mano esta sobre ti. Y, Mi Espíritu es tu constante amigo, compañero y sirviente. Yo mando Mi Espíritu ha hacer Mis mandatos a través de ti. Tú eres mi sirviente, y tú has de ver muchos milagros, inclusive como viste ayer en la tarde cuando orabas en Mi nombre por el búho que pudiera seguir. Si, oraste siete veces para que se fuera, y se fue. Hija, hay milagros que vienen a través del servicio. Tú eres llevada una vez mas a las alturas de Mi Montaña; y ves que la puerta de la habitación superior esta abierta. Entra; pues, Mi Espíritu es el que te trae aquí."

"Mi Señor, ¡Oh que poder y pureza en esta gloriosa, y perpleja luz! La paz y felicidad, que me envuelve va mas haya de cualquier palabra humana. Cada vez que vengo aquí, mi alma añora este espacio; Me siento tan drenada por la oscuridad del mundo."

"Si, Hija, ve abajo hacia las energías grises y negras remolineándose alrededor de ciertos lugares. Aquí y allí en esas oscuridades hay alguien, que Me ama, uno, que irradia el poder y luz de Mi Espíritu Santo."

"Mi Señor, Veo; Y veo que con mas frecuencia se encuentran solas, excepto por la compañía de los Ángeles."

"Si, Hija, aquí y allí uno dirige una congregación de almas; pero mas frecuente no es el caso. Hija, entra en Mi cuarto superior. Escribe lo que veas y se te de."

"Mi Señor, Veo una caja de madera, una cámara de madera, que se ve algo pequeña. Suspendida sobre la caja en la luz, la caja me parece peligrosa. Se que es la Cámara Secreta, pero, Mi Señor, ¿como es que la Cámara estaba en el Cuarto Superior todo el tiempo, y yo nunca le vi?"

"Hija, hay mucho mas aquí adentro, que no has visto, y mucho que nunca veras. Tu ves tan solo lo que yo permito."

"Mi Señor, tus trabajos son grandísimos y yo estoy agradecida de tomar una pequeña parte. Tú eres piadoso y lleno de gracia. Tú me amaste cuando no había manera posible ni siquiera que yo me amara. Gloria al nombre de Jesús, el nombre sobre todos. Perdóname, Mi Señor, por asumir cualquier cosa acerca de este precioso lugar."

"Hija, nunca asumas nada acerca de lo que es y no es. Mi Espíritu revela todo cuando el tiempo esta listo, si, cuando el alma esta lista para recibir."

"Si, Mi Señor. Hay muchos de nosotros, que creemos que tenemos todo el cuadro, pero tenemos tan solo una probadita. Yo he estado ahí, creyendo que lo sabia todo, pero estaba perdida en las tinieblas."

"Si, Hija, esto es EGO, ‘minimisando a Dios para sacarlo’; como has escuchado. Esos, que creen que saben mas son los que menos saben; los primeros serán los últimos, y los últimos serán los primeros. Hija, el humilde de corazón es enseñable.’

"Te ruego que sea enseñable, Mi Señor. Quítame todo mi comportamiento de santidad y de sábelo todo y hazme humilde y enseñable. Por mas que veo, mas aprendo, y por mas pequeña que me hago ante mis ojos. Mi Señor, tu poder me asusta y me hace humilde."

"Hija, lo se; ahora, ven a la puerta de madera, toma tu llave y ábrela."

"Yo meto la llave en la puerta y se abre inmediatamente y muestra los cuatro rayos de luz que se unen en el centro del cuarto sobre la mesa. Al acercarme al cuarto para entrar, dos goteras mas aparecen en el cielo de nuestra humilde casa; el agua constantemente esta goteando del techo. Yo dejo este cuarto y la montaña para orar por las goteras. Una de las goteras se detiene inmediatamente, pero la segunda continua goteando agua."

"Si, Hija, cuando una se tapa, otra eructa; He permitido esto para mostrarte el armazón del hombre. Entonces, así es, cuando un hoyo esta tapado otro gotea. Pero, todo ha de parar en 15 minutos. Párate y tómame el tiempo. Pruébame en esto. Pues, esto ha de ser, y tus oraciones no han sido en vano."

"Mi Señor, serán 8:47 AM; he anotado la hora."

"Ahora, Preciosa, Te traigo nuevamente a la Montaña. Pues, Yo soy el Señor de la Tierra. Y, sobre Mi Espíritu tú vienes una vez más con tu llave a esta puerta. Hija, abre esta puerta y entra."

"Mi Señor, Yo he entrado y me encuentro con los cuatro rayos de luz blanca y veo una pálida imagen de los gallos que estaban peleando."

"Hija, llévalos al corazón y habla a estos temores; pues, no tienen lugar aquí."

"Mi Señor, Yo cojo estos gallos que están peleando, y siento profunda tristeza. Esta tristeza empieza a tomarme y siento un profundo sufrimiento, de pérdida y desaliento. Grandes lágrimas empiezan a inundar mis ojos y caen por mi cara. De la boca de mi estomago, una gran tristeza, terror, y llena de miedo. Temo que he de dejar de verte pues soy ordinaria. Continuo abrazando estos gallos peleadores entre sollozos. Grandes lágrimas bañan mi cara y caigo hacia abajo. De repente, alegremente me doy cuenta que los gallos han desaparecido y yo estoy abrazando un simple, blanco objeto de porcelana, una alcancía en forma de oso polar. Las lágrimas caen en la ranura de la alcancía y hacen unos ruidos, que me recuerdan los ruidos que hacia el cielo cuando estaba goteando. Mis lágrimas se han hecho radiantes monedas de oro y la luz de ellas sale hacia arriba, bañando mi cara y calmando mis ojos. Esta luz es tibia y calmante y el oso polar ahora irradia gran calor; es peludo y abrasador. Yo quiero a este oso, Lo abrazo y me lo acurruco. Al abrazarlo, se hace mas y mas pequeño hasta que se va y no hay nada solo una pelota de Luz, pura y blanca."

"Ve y pon esta luz en la mesa y siéntate."

"Mi Señor, así lo hago, y me encuentro en medio de estos cuatro rayos de luz pura y blanca."

"Toma los Papeles de Moisés, del ángel, Kikiara, y escribe lo que ves."

"Mi Señor, Tengo la siguiente pagina; y esto es lo que leo:

"El juicio es mío, entonces dijo El Señor."

Ojos brillantes y oídos adornados radiantes del Espíritu Santo, escucha la resonante voz del Señor. Pues, Su palabra hablada es clara para aquellos con ojos brillantes y oídos bañados de tal manera, Escuchen con cuidado la voz del Señor. Pues, a El se le dio la medida para juzgar, condenar y santificar ante la verdad y el bien. Si, a El se le dio la medida, la regla, por la cual toda conducta es medida con el tiempo.

Y, se te han dado las reglas por medio de los Mandamientos de Dios, traídos por mí y traídos a nuevos y más grandes niveles por Nuestro Señor, Mismo. Cae sobre la tierra en obediencia a Su Palabra. Sigue Sus Leyes, que no te pierdas ni te confundas. Pero, deja a Nuestro Señor que sea el quien juzgue.

¿Cuantos de ustedes han condenado a otro al infierno, la olla llamaba al pato como tú dices? ¿Cuantos han tirado la primera piedra de una casa de vidrio? ¿Cuantos de ustedes han dejado a los que no tienen casa morir de hambre, y se van a vivir entre los lujos y la abundancia? ¿Eres tu, cualquiera de ustedes, tan perfecto, tan maduro espiritualmente, que pueden condenar y juzgar? Por, eso a lo que condenes y juzgues tu serás condenado y juzgado.

Al estar mas elevados que otros no te da derecho a condenar a otros inferiores a ti. Y, al caer abajo no te da derecho a condenar a aquellos que están por encima de ti. Si, dale la mano al perdido no con condena, pero con amor, suavemente reprueba, y con compasión. Y, enseña una mejor manera a través del ejemplo. Pues, el condenar no ayuda, pero lastima. El rechazo no eleva, pero hunde. Lastimar a propósito no sanara, mas destruirá. La Humillación no unirá, pero dividirá, La división de uno en contra del otro de cualquier forma de falsedad o negativismo emite piedras al que divide.

Amor y compasión es la argamasa entre los ladrillos del compañerismo. Dulce convicción, es la que mezcla la argamasa. Une juntos el amor y la compasión. Permite que tus pensamientos sean suaves y amables del uno para el otro. Lo que ningún hombre enfermo hace. Pues, esta es la herramienta del malvado para la destrucción. Manda pensamientos de amabilidad, de amor de compasión a tus enemigos, que ellos te vean con ojos de agrado. El blando de corazón tiene la habilidad de suavizar los corazones. Los astutos entre ustedes aprenden esto a tiempo. Los de espíritu rebelde les toma mucho tiempo. Yo soy Moisés."

"Hija, Yo soy el maestro Jesús. Si, les he de juzgar a todos. Mi Espíritu es uno de largo sufrir y amabilidad. Yo adoro aquellos, que me aman y yo bendigo a los míos; si, a reinos sin fin, en las eternidades, Yo bendigo a los míos. Vengan Hijos Preciosos, dejen sus caminos rebeldes. Pues, les doy mi mano para alcanzarlos.

"Ponte de pie en Mi rayo, hija."

"Mi Señor, es lo que hago, y siento que empiezo a vibrar. Me encuentro en este remolino de energías de gran luz. Una azucena blanca se forma en la base donde están mis pies, y esta me jala a sentarme en ella. El aroma es de puro cielo."

"Respira, Hija, te fortalecerás con esto."

"Mi Señor, esta aroma es muy placentera y sedante; y me empiezo a sentir relajada, calmada, en paz y con sueño. ¡Que preciosa es esta bendición!"

"Si, Hija, esto curara tus alergias del sinus. No pongas el calentón en tus pies, pues, esto sube el polvo a tus sinus. Ahora, Hija, mira el reloj."

"Mi Señor, soy las 9:00 AM y la tercera líder paro hace tiempo."

"Yo soy Jesús, Yo soy Jehová, si El Dios de las alturas en la Tierra."

 

Como Testigo, asentada y dictada este 16 de noviembre, 1997.
Linda Newkirk.

FTM HomePage      LIBRO 1      LIBRO 2      LIBRO 3      LIBRO 4      LIBRO 7      LIBRO 8