De La Montãna, LIBRO 4

Capitulo 15

 

Un Mensaje de la Madre Teresa, y Más

 

"Mi Preciosa, otros no captan la idea de que tu Padre les protegió de esta guerra del 12 de Diciembre, aunque se detuvo la mano en el ultimo momento. Pero, no has visto todo con relación a esta fecha del 12 de diciembre. Abre tus ojos que adormilados, Hija, y observa desde tu estancia Mi Sagrada Montana.’

"Mi Señor, Estoy en lo alto de Tu Montana, y me tallo los ojos, pues en verdad es muy temprano; pero al ver hacia abajo a lo lejos claramente veo al viejo dragón rojo. Esta exhalando humo y fuego por las fosas nasales; y de seguro el va a destruirlo todo, al menos que no sea por Tu amorosa intervención y La de Nuestro Querido Padre. ¡No me puedo imaginar la profundidad de las tinieblas en este mundo sin el amor de Dios!"

"Hija, continua, y escribe lo que ves y se te da."

"Mi Señor, el dragón se ha ido y veo caras salir de entre la oscuridad de abajo. Veo a Saddam Hussein y, Yassar Arafat; y atrás de ellos esta la cabeza de estado de Egipto. Alrededor del egipcio están los bailarines Turcos y representantes de Irán. Ellos se han reunido en secreto; pero escucho al Precioso Espíritu de Dios decir, ‘Ves a otros. Ve Afganistán. Ve el Jordán y Siria. Inclusive Kuwait ha mandado representantes. Hija, esta es una junta muy grande de países Árabes, con Arabia Saudita inclusive presente; y ellos están planeando la toma comunista de los EE.UU. Ve los respaldados por Alemania, Rusia, China, Francia y otros. Este consorcio esta creciendo diariamente. El odio hacia los USA esta también creciendo; y ustedes no disminuyen esto con sus crecientes agresiones y decadencia.’"

"Dime mas de este plan, Mi Señor."

"Hija, su plan es de dar el golpe a Mediados de su estación de Navidad, inclusive en diciembre 12, 1998. Pero, será detenido por el Padre; y no será pasado."

"Entonces, ¿tienen ellos otra fecha ahora?"

"Hija, la fecha que ellos tienen es Dic. 12,1998."

"Mi Señor, la gente no tiene ida que tan bendecida esta. Ellos no pueden imaginar tu misericordia y amor y la de Nuestro Precioso Padre. Ellos están durmiendo y tu estas escuchando el llanto de pocos, que están despiertos pidiendo ante ti día y noche por tu piedad. Por favor, por favor, por favor continua teniendo piedad en nuestras almas."

"Hija, siente el fuego del Espíritu de Dios al descender sobre ti en mas grande medida. Esta en esta paz, amor y felicidad; y sábete que eres grandemente querida. Luego, alcanza hacia abajo, Hija, y toma la llave, que dice, ‘esperanza y soledad;’ y abre la puerta ante ti. Al entrar la puerta, tú te encontraras adentro de Mi Santa Montana en el corredor que contiene muchas puertas. Continúa en la segunda puerta y tú encontraras la llave llamada ‘caridad’. Toma la llave ‘caridad’ y ponla en la perilla. Abre la puerta, y entra; y escribe lo que veas y se te de."

‘Yo abro la puerta; y de inmediato, veo a la Madre Teresa. Ella esta lavando la cabeza de un niño de la India, que esta muriendo. En su corazón están las palabras, ‘Mi corazón es puro;’ y en sus pies están las palabras ‘amor para el enfermo, en dolor y el moribundo.’ Alrededor de su cintura hay una banda con estas palabras, ‘Amo al pobre, al destituido, y al desolado;’ y a través de su frente están las palabras, ‘Soy una Santa.’"

"Madre Teresa," Digo, ‘Tu eres sembradora de tanto amor y fortaleza; y sinceramente soy tan bendecida de conocerte. Que linda eres, Hermana Mía.’

"Toma los pies de este niño, Amiga; y tócalos. Ellos están ardiendo de las oscuras calenturas de las masas. Siente su aire; esta caliente con la enfermedad del sida, por la cual no hay cura. Ve su espalda la cual esta llena de yagas. Lloro por el, Mi amiga. No dejes a mi gente sin nadie. Reza por la gente de la India y ayúdala, Hermana. Ellos van camino a la tumba, perdidos en enfermedad y plaga, y dados a toda clase d demonios espirituales."

"Mi querida Hermana, como te agradezco que hayas venido a mostrarme esto y a decirme acerca de estas almas en dolor. De inmediato yo empezaré a rezar por India y haré lo que Nuestro Señor Jesucristo me dirija que haga con lo que respecta a India."

Luego, Alcance y Abrace a la Madre Teresa; y ella es frágil y muy delgada. Ella me abrazo ligeramente; sentí su dolor, y se que tengo que hacer lo que pueda por la Indias. Pues, de repente sentí que todo pesar en el mundo es dirigido hacia mí; y el peso es más que lo que puedo tolerar. Profunda tristeza me llena y no puedo dejar de llorar por todos estos enfermos y almas en pena; pues no hay persona que les quiera.

La Madre Teresa continua tallando los pies del niño; y en un momento ella mete su mano al bolsillo y dice, ‘Aquí, hermana mía, toma este anillo y úsalo en recuerdo de la India. Yo tomo el anillo, notando un escrito en el interior del aro…’ Amor por India y su gente.’ Y, me pongo el anillo en el dedo de en medio de mi mano izquierda pues es muy grande para mi. Luego, caigo de rodillas y lloro, agradeciéndoles a mi Señor y Padre por esta Preciosa Santa, que hizo tanto para tantos. Lloro profundamente y no puedo parar. Luego, la Madre Teresa viene y me toca sobre el hombro izquierdo, ‘No llores, mi Querida Hermana. Se fuerte; pues tus pruebas han tan solo comenzado de cierta manera. Ve en caridad hacia el que sufre y el perdido y ellos te bendecirán a través de su simple amor. Nunca te des por vencida en la caridad; pues la caridad nunca sedara por vencida en ti.’ Luego, la Madre Teresa se desapareció; y veo el anillo, sintiéndolo y preguntándome que es lo que he de hacer con el. Pues, me siento tan indigna de usarlo. Veo hacia arriba y veo a nuestro Preciosos Jesús que esta ante mi; y le hago una reverencia poniendo mi cara al piso ante El."

"Levántate, Hija. Ponte de pie. Pues tengo una bendición para ti. Toma la tira de flores frescas y úsalas alrededor de tu cuello; pues, es un regalo mandadas a ti de los santos de Las Alturas. En ellas están tejidas muchas bendiciones; pues tú has pasado grandes pruebas y este es un regalo de amor. Cuenta tus bendiciones y agrega una muy especial este día; pues antes que este día termine tu recibirás una; y cuando esta suceda, tu sabrás que esta se lleva a cabo a trabes de la intervención de los santos del Reino del Padre. Tu trabajo con frecuencia tiene pocas remuneraciones de otros, pero Yo te mando una hacia tu camino. Se humilde en esto, Hija; pues uno es tocado ha ayudarte en este trabajo."

"Ahora, Pequeña, sacude tu túnica; y toma el cinto de oro, póntelo alrededor de tu cintura."

"¿Como lo he de usar pues tengo el anillo de llaves alrededor de la cintura?"

"No te preocupes, Hija, Nomás póntelo alrededor de tu cintura y amárralo con un simple nudo."

"Si, Mi Señor." Yo prontamente ato el nudo; de repente soy llevada hacia las aguas radiantes aguamarina del Río de la Vida. Voy abajo, abajo, abajo en este rió claro; y de repente pienso que debo preocuparme por respirar, pero sorprendentemente, respirando en esta agua inmaculada me renueva. Al tomar el agua, y ella se expande en mí, llenándome completamente. Mas profundo y mas, el Río me lleva, llenándome de amor, hasta que llego a un área con arena blanca, la cual es muy invitadora.

"Hija, deja todas tus preocupaciones, para que puedas nadar libremente"

"Tu te preocupas de haber visto mal Dic. 12; y tu te preocupas que seas responsable de cualquiera que se retire de Dios porque Dic. 12 no llego a ser pasado como se te hizo ver."

"Si, Mi Señor, me preocupo de esto y si yo de alguna manera fui culpable, aunque el Padre nos dio indulto de esta guerra."

"Hija, tu has escrito lo que has visto. Ahora, pon los bloques de preocupación en la arena blanca y déjalos ir."

"Mi Señor, este bloque de repente se materializa en mis manos y lo pongo en la brillante arena, como me pediste." Ante mi, el bloque explota voluntariamente en innumerables formaciones de luz y este se a desaparecido totalmente. Sintiéndome muy delgada, ligera y libre, Ahora soy arrebatada en el esplendor de este hermoso Río, con sus corrientes curativas me empuja a lo largo en completa libertad.

Este hermoso y viviente regalo del Padre sana cada herida y llena cada espacio vacío de paz y felicidad. El hermoso y perfecto río canta una perfecta melodía, la cual hace a mi alma cantar alabanzas al Padre, nuestro Dios Jehová. Como, amo este rió; y en gran libertad, me calvo mas y mas profundo, viviendo cada momento acariciada en el puro amor de de la creación del Padre. Preciosos Señor, dime acerca de este increíble rió."

"Hija, es directamente del Padre; y corre a lo largo del mismo cielo.

Y, al estarlo nadando ahora, date cuenta que estas en las orillas de afuera del Cielo."

"Mi Señor, ¿con que frecuencia podré nadar en el?"

"Hija, mientras tengas la llave de la caridad."

"¿A que te refieres, Mi Señor?"

"Mientras practiques el amor y el perdón en la mas elevada forma, tu tendrás la llave de la caridad."

"Hay, mi Preciosos Jesús, por favor, por favor, por favor ayúdame a ser merecedora; pues no hay otra razón por que vivir, tan solo para hacer la voluntad del Padre. Tu sabes, Mi Señor, que tan duro es este viaje y como parece que otros vienen de ninguna parte en decepción. Pero se que les he de perdonar y he de orar por ellos, para que sus almas no se vayan a las Profundidades, y para que ellos te encuentren y te conozcan, Mi Querido Señor, antes de que sea demasiado tarde."

"Si, Mi pequeña, se que tu viaje es difícil y que otros han tratado de lastimarte; pero perdónalos y ora por ellos todos los días, por miedo de que caigan de seguro en las profundidades. Pues, algunos han venido a tu camino que aman la mentira. Ellos son herramientas de Lucifer. Hija, detesta sus trabajos de las tinieblas, pero ama a su alma perdida, como la Madre Teresa les ha amado. Pero, no permitas que ellos te controlen o que te paren mis trabajos a través de ti, Hija. Y, recuerda que Yo estoy contigo en todas las cosas. Ahora, pequeña, al encontrarte nuevamente en la arena lejos en el Río a cuesta, veras una caja de tesoro enseguida de ti. Abre esta caja y saca su contenido."

"Mi Señor, Yo la abro y veo que la caja esta cargada con toda tipo de joyería. Veo un collar de perlas y otros tipos de anillos y pulseras. No se porque esto esta aquí, pues tu sabes que ya no me interesa mucho la joyería."

"Si, Hija, pero esta no es la joyería que tu tienes en la tierra."

"¿Entonces que es, Mi Señor?"

"Hija, esta es joyería celestial. Cómela."

"¿Comérmela?"

"Como he dicho, ‘cometela.’"

"Muy bien, Mi Señor, Tomo este collar de perlas en la mano y me lleno la boca con el. Lo muerdo y lo siento tronar en mis dientes. Las perlas se han convertido en pequeñas rocas que me llenan la boca, que parecen tener la forma de diamantes. Inspeccionándolo más de cerca, veo que esto es cierto. Como en ocasiones anteriores, Me los trago y me doy cuenta que me están llenando de una brillante luz blanca. Tomo una pulsera y me la como de la misma manera. Luego, tomo una variedad de joyería, comiéndola pieza por pieza, hasta que por fin me he comido cada pieza. Mucha variedad de explosiones eructan en mí. Y veo abajo que las palabras en ellas dicen, ‘Entendimiento Celestial y Sabiduría.’ Todas estas explosiones me han traído gran iluminación en mí y han traído una iluminación pura. El ultimo objeto en la caja del tesoro es una caja muy pequeña, la cual esta envuelta muy bien. Al empezar a desenvolver la caja, me doy cuenta que el rió me ha botado, y estoy sentada en un pequeño cuarto. Estoy en la estancia de una pequeña casa en una montaña. Un pequeño perro poodle llamado Bozo acaricia mi tobillo; y lo tomo en mis brazos al ver ambos las montanas y los valles. Una densa neblina prevalece afuera y la chimenea se encuentra encendida. Sobre la chimenea esta la fecha, abril 1999. Mi Señor, ¿donde estoy?"

"En tu casa nueva."

"Por favor dime mas."

"Este es un regalo del Padre. Esta en paz, Hija, y sábete que tus necesidades han sido provistas. Inclusive ahora, esta provisión se ha hecho. Yo soy Jesús. Si, Jehová, El Dios de las Alturas en la Tierra."

Como testigo, dictado y asentado este 29 de noviembre, 1998
Linda Newkirk

FTM HomePage      LIBRO 1      LIBRO 2      LIBRO 3      LIBRO 4      LIBRO 7      LIBRO 8