De La Montãna, LIBRO 4

Capitulo 27

 

1999 Y 33+33+33

 

"Mi Hija Preciosa, Yo soy tu maestro Jesús. Si, tu has orado mucho y duro este día para poder recibir. Tú has sido molestada con muchas cosas últimamente y aun te encuentras preocupada por la caída de otros. Si, una vez más te he traído a Mi Sagrada Montaña y tu estas a lo alto de este saliente. Toma Mi llave, entra por la puerta, y sigue El Río."

"Si, Mi Señor. Tengo la llave en la mano, la cual dice, ‘Jesus es la llave,’ y Yo abro esta puerta. Inmediatamente, soy atrapada por un cristalino, río de color aguamarina, el cual es calientito y confortante. Siento sus aguas que me sanan a lo largo y ancho y su luminosidad me bañan, lavando así mis tristezas. Pero, veo algo detrás de mí. ¿Que es?"

"Hija, esto es lo que queda de tu tristeza."

"Por favor Mi Señor sana esto."

"Hija, sal y siéntate en la roca blanca."

"Mi Señor, Me salgo del agua y voy a la roca blanca que se llama, ‘Jesus es la Roca.’ Vapor empieza a formarse a mí alrededor y veo una gran luz ante mí, tan brillante como el sol. Adentro de esta luz estas Tú, Mi Señor, bañado en pura gloria y vestido en una túnica blanca con un cinto de oro. Te escucho, Mi Señor, al decir, Ven, preséntate, Hija Mía.’ Pero, tengo tanto miedo, que tú eres fuego con iluminación de Dios. Me siento tan imperfecta y pequeña, como un punto en la gama de las cosas; y me siento tan indigna de tu luz, la cual me hace sentir tan enclenque."

"Si Hija, eres enclenque, pero Yo te he escogido y tu Padre te ha escogido. Tu trabajo es duro y la opresión es grande; Yo te quiero, Hija Mía, más de lo que tú nunca sabrás. Y, el Padre tiene celos por ti, como una Madre gallina es con sus polluelos. El te cuida con su cuidadosa mirada y conciente; y el sabe lo duro que han sido los tiempos. Ven, Hija Mía, y ponte de pie."

"Mi Señor, esta luz es encegesedora."

"Si, Hija Mía, pero ven a mi."

Mi Corazón tiembla al soltarme corriendo y el poder y la luz del Señor me envuelven, como un guante tibio. La paz de Nuestro Señor me consume y le Ruego, ‘Por favor toma mi tristeza, Señor y dame la felicidad."

"Vela irse, Hija. Vela irse."

"Si, Mi Señor, de repente se va y me siento completamente feliz, envuelta en tal belleza y libertad. Al irse la tristeza, escucho un tintineo, como ese que producen las campanas de viento."

"Mi Pequeña, ¿que es lo que ves?"

"Mi Señor, veo la mas preciosa cascada de pura y agua brillante y escucho un sonar como el que produce un temblor."

"Hija, tu estas contemplando el Río de la Vida. Brinca a el."

"así lo he de hacer, Mi Señor."

"Ahora, ve a la Puerta #7."

"Mi Señor, brinco a El Río en la cascada, y la corriente me lleva. Rápidamente, soy llevada abajo, abajo, abajo en su brillante aguamarina hacia una puerta, que dice, #7. Esta puerta se abre rápidamente y se cierra prontamente tras de mi. De repente, se va el Río y me encuentro en un cuarto, el cual esta bañado de una radiante luz rosa. Pero, la luz no permanece por mucho tiempo, pues de inmediato es substituida por una ola de luz azul. La luz azul le da entrada a la verde, luego a una radiante dorada-blanca. Luego, los colores vienen en una forma rápida de olas, uno tras otro. Mientras, esto es precioso mas allá de las palabras, No entiendo porque."

"No, Hija, tu no entenderás ahora; mas toma lo que el ángel trae en la charola."

"Mi Señor, estos son unos números grandes y estos dicen, ‘1999.’"

"Si, Hija Mía, ve y ponte de pie en la alberca baja y tira los números en la alberca. Y escribe lo que veas."

"Mi Señor, los números caen a mis pies y al salpicar en el agua, ellos crean un gran explosión de fuego. Rápidamente, el fuego se detiene y veo soldados alemanes marchando bajo las órdenes de Hitler. Cerca de Hitler hay una manta, que dice, ‘Alemania en crecimiento, 1999. 33+33+33. Estos son los números.’ Ante Hitler en un gran escritorio esta el libro, OEIN Kampf. El voltea las paginas en el libro hasta llegar a la pagina llamada área Dusseldorf. Luego, el golpea sus labios y dice, ‘Dame humo, Bill.’(Nota: Esto es del Diccionario Webster: "OEIN Kampf en un libro que escribió Adolfo Hitler mientras estaba en prisión en 1924, diciendo sus creencia políticas, teorías, etc. Y donde hizo un plan para el dominio de Europa.")

Bill Clinton se pone de pie con el encendedor en la mano, pero el esta muy delgado. En hecho, cuando se pone de lado, es tan grueso como el papel. Clinton le enciende el puro, el cual dice, ‘Alemania es el gran puro." De repente, el puro se abre y muestra la bandera de los EE.UU., la cual esta en llamas. Parece que al menos una tercera parte de la bandera esta en llamas.

"Luego, Mi Señor, veo algunos flautistas y un solo tambor. EL trasero de los flautistas echan humo y sus enormes pies dicen, "Rusia en los alrededores.’ El solo tambor se ve como un soldado de juguete con cara roja y en el tambor esta escrito, ‘China’ en un lado, y ‘Odia a los EE.UU.’ por el otro."

"De repente, se va la visión, Mi Señor, y todavía me encuentro en esta alberca de agua, la cual ahora esta echando vapor. En mis pies hay un pato muerto, y en el lomo del pato dice, ‘Clinton es el pato muerto.’ Una puerta en la parte de atrás del pato se abre y veo a Clinton tirado en una alberca de sangre. Sobre el, esta un hombre gordo, que esta fumando puro. Este hombre gordo trae una camisa hecha de las estrellas y barras; su cabeza es calva y el trae un paliacate que dice, ‘Europa primero.’ Este hombre trae sandalias, sus dedos son muy grandes. El dedo izquierdo dice, ‘Alemania es’ y el dedo derecho dice, ‘El Dedo Gordo.’ El hombre llamado Europa enciende un puro que dice, ‘¡EE.UU. cae!’ y el empieza a bailar y a cantar con saltos:

‘Yo soy primero,

Un hombre,

Un hombre,

Yo soy primero

Yo puedo,

Yo puedo.

Veme explotar

Una nube de humo.

Una montaña,

Un fríjol.

¡Ha! ¡Ha!"

"Mi Señor, no entiendo esto."

"No, Hija pero tu lo entenderás. 1999 será el final del dominio mundial de los EE.UU. De esto esta segura. Ya no es posible o a lo mejor, pero seguro. Tú has sido advertida y los astutos escucharán. Libérate de las deudas y prepárate en Mí. Ponte fuerte espiritualmente; y vete a lo recto y estrecho y quédate allí. Tú no confiaras de tus sentidos este año. La verdad y la libertad están en Mí. Este año, la economía temblara, abajo, abajo, abajo. Hija, este año es el final de una era. Yo soy Jesús. Si, Jehová, El Dios de las alturas en la Tierra."

Como testigo, dictado y asentado este 2 de enero, 1999,
Linda Newkirk

FTM HomePage      LIBRO 1      LIBRO 2      LIBRO 3      LIBRO 4      LIBRO 7      LIBRO 8